Ramon Galindo, meteorologia. Viajealpirineo

Llegó el 40 de mayo… y seguimos con el sayo

by / 1 Comment

Este año se ha cumplido el refrán popular. Hemos llegado al 40 de mayo…  y seguimos con temperaturas muy bajas, ríos desbordados en toda Europa –desde el Arga, en Navarra, al Danubio o el Elba) y un clima más propio del otoño-invierno que de una más que avanzada primavera. Y estamos asistiendo a situaciones nunca vistas, como que tres estaciones de esquí del Pirineo, dos en Francia y una en Cataluña hayan reabierto sus puertas en junio dada la gran cantidad de nieve existente.

El Pirineo ha vivido uno de los inviernos más fríos de los últimos años, con grandes nevadas –tras tres años, 2010, 2011 y 2012, de escasez de nieve- y fuertes y persistentes lluvias. El mes de marzo de este año ha sido el más lluvioso desde 1970, con más del triple de lluvias que la media registrada en ese mes. En el primer trimestre de este año se habían registrado ya la mitad de las precipitaciones habituales en un año normal, según datos de la Estación Meteorológica de Jaca. Y ha seguido lloviendo, lo que augura datos similares a la finalización del segundo trimestre, en claro contraste con el clima habitual de Jaca, caracterizado por días luminosos y despejados.

Ramón Galindo, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología, se ocupa de la recogida y análisis de datos meteorólogicos. Él nos ayuda a entender las peculiaridades del clima pirenaico.

Imagen de previsualización de YouTube
El clima del Pirineo, según explica Galindo, viene determinado por su posición geográfica: “Influye la latitud, el Pirineo está en las latitudes medias, que es donde ocurren las cosas en climatología, donde se dan los grandes contrastes y la circulación de borrascas”. Pero hay mucho más: el clima depende de otros parámetros, como la situación entre dos mares, la altitud –el pirineo central reúne 212 picos de más de 3.000 metros de altura-, el relieve y la exposición a los vientos húmedos del Atlántico -las borrascas y frentes asociados provienen principalmente del océano-. Este flujo predominante del noroeste encuentra en su recorrido una serie de montañas que debe atravesar. En dicho trayecto las masas de aire van perdiendo progresivamente humedad y, cuando llegan al Pirineo central, ya han perdido parte de su carácter oceánico para pasar a veces a presentar valores continentalizados (clima seco y frío)”.

Galindo explica por qué las previsiones en montaña son tan difíciles: “Se pueden dar casos puntuales dependiendo de que el viento se encaje o no en una ladera, en un desfiladero… y, en cuanto a las lluvias, el índice varía mucho de un año a otro, es un rasgo característico de la zona y resta valor de predicción a los valores medios observados”.

Respecto a las grandes lluvias del 19 y 20 de octubre, la ciclogénesis explosiva que derribó varias viviendas en Castiello de Jaca y arrasó todo lo que encontró a su paso en varias poblaciones de la zona, Galindo explica que la ciclogénesis explosiva es una borrasca que tiene una formación súbita y con unas precipitaciones inmensas y uniformes. Esa ciclogénesis se juntó con masas muy húmedas que venían del  Mediterráneo y dio lugar a este crecimiento de los ríos que no se había producido en muchísimos años. Aún así, recuerda que la ciclogénesis fue advertida por la Agencia Estatal de Meteorología, que dio la alerta máxima por fuertes precipitaciones.

Una zona protegida
El Pirineo, en su vertiente española y especialmente en el tramo aragonés, está protegido del viento del norte. “Si sopla el aire del norte, el Pirineo nos protege. Las nubes se quedan en Francia”, explica Galindo, “porque el Pirineo es muy alto en la zona de la Jacetania y las nubes no pueden pasar hacia aquí y, al mismo tiempo, la llanura de Aquitania (en el lado francés) es muy baja. Eso hace que esta zona sea más seca de lo que le correspondería por su latitud.

Galindo reconoce la sabiduría de pastores, agricultores o ganaderos. “Están siempre observando. Y cuando un cielo pasa de raso a irse cubriendo de nubes como filamentos y detrás vienen pequeños grumos con aspecto de lana, eso quiere decir que se está formando un frente frío; y el hombre de campo lo sabe, porque siempre ha visto que detrás de esas nueves llueve. Por ejemplo cuando en pleno verano en un día despejado se ven crecer  en el horizonte unas nubes al sur, que se llaman altocumulus castellanus, a la tarde hay tormenta segura. Puede descargar o no, pero hay tormenta seguro”.

No es por desanimar a nadie, pero la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) augura para hoy y los próximos días nuevas lluvias en todo el Pirineo. También puedes consultar la previsión meteorológica en el apartado ‘El tiempo’ de la portada de nuestra web, en donde puedes seleccionar la ciudad sobre la que quieres consultar la previsión meteorológica de los próximos cuatro días.

Aemet prediccion 40 mayo Viajealpirineo

Viaje al Pirineo News


Una Respuesta
  1. Ricardo Bescós

    Al menos hoy asoma tímidamente el sol en algunos sitios, pero si, ya es hora de que llegue la primavera o el verano directamente. Muy interesante lo que cuenta Galindo de las nubes, el viento y las montañas.

    jun.10.2013 at 13:49
Deje un Comentario

Current day month ye@r *