Deporte rural corte troncos Eduardo Lopez

El arte, y el deporte, de cortar troncos

by / 1 Comment

A Eloy, Vicente, David y Eduardo les une el amor por la madera, por el corte de troncos con hacha y motosierra. Son los actuales componentes de Los Picadores de la Val d’Echo, un grupo de cortadores de troncos creado hace veinte años en los bosques del valle de Hecho que participa en campeonatos internacionales de corte de troncos y en exhibiciones por toda España.

“Empezamos con 15 años talando en el monte. Mi padre tenía una empresa de explotación forestal y los padres de los demás también tenían trabajos relacionados con la madera y los bosques. Éramos cuatro amigos que pasábamos mucho tiempo allí, en la serrería de Hecho, y en el valle del Roncal nos juntábamos con los aitzkolaris de Navarra. Nos quedábamos embobados viendo lo que hacían, así que nos compramos unas hachas viejas y, a escondidas de nuestros padres, empezamos a cortar troncos, a hacer figuras…”, explica Eduardo López.

Eduardo tiene 38 años, es de Urdués -de Casa Arrigaz, el nombre que exhibe en su hacha- y, pese a regentar una empresa de excavaciones, su pasión sigue siendo la de cortar troncos, un deporte rural y todo un arte. Los músculos de sus brazos delatan esta afición.

¿Y el resto del grupo? “Ha habido algunos más que ahora ya no están, pero somos el único grupo de España que lleva veinte años en esto. Está Eloy, de Casa Marín de Hecho; Vicente, de Casa Gallé también de Hecho; y David, de Casa Chambrún de Siresa”, dice Eduardo orgulloso de sus compañeros y amigos.

Los Picadores de la Val d’Echo recogen el testigo de los campeones de corte de troncos que había en Hecho en los años cuarenta y cincuenta, mantienen viva la tradición del corte de troncos con hacha antigua, el corte de troncos horizontal con serrucho y el corte por parejas, y han incorporado la talla de figuras con motosierra.

Deporte rural corte troncos Picadores Hecho

“Fuimos los primeros en mezclar hachas y motosierras, queríamos hacer algo diferente, mostrar nuestra destreza y nuestra habilidad”. Su primera exhibición se desarrolló en Hecho, tenían solo 16 años cuando le propusieron al alcalde hacerla, en 1991. Fue todo un éxito y, desde entonces, no han dejado de exhibir sus habilidades por pueblos y ciudades de Aragón y del resto de España. Hacen alrededor de 40 exhibiciones cada año, entre junio y octubre. Entre las actividades de la exhibición está el corte horizontal con una mano, el corte con tronzador y el espectacular corte australiano, una modalidad que solo practica Eduardo. Se trata de cortar un tronco de chopo a 5 metros de altura, utilizando como base para poner los pies tablas que inserta en horizontal en las muescas que él mismo va creando con el hacha.

Además de hacer exhibiciones, también participan en campeonatos internacionales, como el Stihl Timbersports al que han ido en doce ocasiones. De hecho, la firma Stihl es quien les facilita desde hace años todos sus modelos de motosierra. Eduardo se ha clasificado durante varios años entre los mejores. “He competido en Alemania, en Francia, en Portugal… En 2011 fue el último campeonato mundial, estábamos casi 60 cortadores de España, aunque España como equipo nacional nunca ha llegado a la final mundial, siempre están por delante los americanos y los australianos”, explica.

¿Llevan ropa especial para evitar lesiones? “Ahora llevamos botas de punta de acero y calcetines como los guantes de carnicero, que nos hace un artesano de Soria”, cuenta Eduardo tras relatar el susto que se llevó una vez mientras se entrenaba en una chopera en los alrededores de Jaca para una competición. “Hacía un corte australiano y se me clavó un tronco que me dejó sin respiración unos minutos y una cicatriz de diez centímetros para toda la vida”.

Deporte rural corte troncos Eduardo Lopez triptico

La idea de hacer figuras con la motosierra surgió de forma natural, explica Eduardo: “Empecé con una silla, es lo más sencillo, aunque he hecho de todo, especialmente animales, osos, sarrios, cocodrilos, búfalos, carneros… o figuras de la naturaleza, una flor por ejemplo”. Pese a que ha hecho cientos de ellas, no guarda ni una sola de esas figuras. “Las regalamos en las exhibiciones, no me gusta guardarlas”.

Mientras llega la próxima exhibición, Eduardo, Eloy, Vicente y David se preparan haciendo deporte por el monte, salen a correr, a hacer senderismo y, cómo no, se entrenan cortando troncos de todas las formas posibles. “Esto es una pasión, no se puede dejar”, resume Eduardo.

Viaje al Pirineo News


Una Respuesta
  1. José Antonio Cabano Miguel

    Es un orgullo que gente de mi pueblo hayan llegado a esa popularidad

    ago.03.2014 at 23:27
Deje un Comentario

Current day month ye@r *