Fotografia estenopeica de Beatriz Aísa

Beatriz Aísa: «Me fascinan los reflejos de los ibones»

by / 0 Comment

Montañas reveladas es el nombre de la exposición de fotografías del Pirineo de Beatriz Aísa. Pero no son fotos al uso, se trata de fotografías estenopeicas, tomadas sin cámara. Una pequeña lata es todo lo que necesita esta geógrafa y fotógrafa de 38 años para plasmar en imágenes los más variados paisajes pirenaicos. Estos días expone algunas de sus fotos en La Casa de la Montaña. Se trata de una serie de 11 panorámicas en blanco y negro de ibones y paisajes del Pirineo aragonés tomadas mediante la técnica de la fotografía estenopeica.

¿Qué es la fotografía estenopeica?

Es un tipo de fotografía que se basa en el sistema de la cámara oscura. No es nada nuevo, ya se conocía en tiempos de Aristóteles o Da Vinci. Para hacer las fotos no se utiliza ningún tipo de óptica sino que se trabaja con el sistema más antiguo para la creación de imágenes por efecto de la luz: la cámara oscura. Se trata de una caja, o una lata, que se sella completamente para evitar la entrada de la luz, dejando un pequeño orificio (el estenopo, cuyo nombre viene del griego y quiere decir “agujero estrecho”). Los haces de luz cruzan este agujero entrando en la cámara oscura y, al chocar contra el fondo, forman la imagen invertida si colocamos un material fotosensible, como puede ser papel fotográfico en blanco y negro, podemos “capturar” la imagen. Cada uno se puede preparar su propia cámara y revelar las fotos en su casa.

¿La luz es lo único necesario para crear la imagen?

Sí, la luz en la cámara. Si luego queremos conservar esa imagen es cuando utilizamos el material fotosensible, el papel fotográfico reacciona a la luz químicamente y podemos decir que se va oxidando, se ennegrece. Lo que queda oxidado, en negro, es donde le ha dado más luz; y lo que queda blanco es donde ha llegado menos luz y son las sombras. Cuando revelas el primer papel es en negativo. Luego escaneo el negativo y trabajo en digital la copia final.

¿Cuándo empezaste con la fotografía estenopeica?

Llevo años haciendo fotografía de naturaleza y ya había oído hablar de ello, pero empecé en Argentina, donde es mucho más habitual que aquí. Hice un curso en Buenos Aires de fotografía estenopeica y me enganchó totalmente. Luego volví a España y empecé a hacer fotos en Alcalá de Henares, de los monumentos de la Ciudad Patrimonio, y después ya vine al Pirineo, donde vivo desde hace algo más de un año, y empecé a fotografiar paisajes. Sigo utilizando la primera lata con la que empecé (la que se ve en las fotos). Tengo otras, pero esta es la que más utilizo porque me gusta el tamaño, me gusta la proporción de las panorámicas que saca.

Beatriz Aisa en exposición de fotografia estenopeica

¿Por qué todas las fotos de la exposición son panorámicas?


Por la forma de la lata y por el papel que he utilizado. Si dentro de la misma lata pusiera un papel cuadrado obtendría una imagen cuadrada. Al curvar el papel dentro de la lata o la caja escogida, se deforma la imagen resultante. Las proporciones cambian, por ejemplo las montañas reflejadas en las panóramicas son en realidad más altas de lo que las vemos en las fotos estenopeicas, pero la imagen no se deforma como en un ojo de pez. Es una deformación relativa: cambia el tamaño de las cosas porque cambia la perspectiva. En el centro de la imagen, la perspectiva es la correcta y, a medida que nos vamos desplazando hacia los extremos, la perspectiva va cambiando.

Fotografia estenopeica, panorámicas de Beatriz Aisa

No es fácil explicar cómo se hacen estas fotografías…


Hay que creer en la magia, se entiende al ver el proceso. Yo sigo aprendiendo y practicando. Y también enseño a otros cómo pueden empezar con la fotografía estenopeica. Voy a dar talleres a partir de septiembre, para niños y adultos, para contagiar esta pasión. Sólo hay que tener ganas de experimentar, los resultados sorprendentes avivan la imaginación y creatividad.

Además de exponer en Jaca, en junio participaste en el Creative Photofest de Villanúa…


Sí, participé en el Creative Photofest con algunas fotografías. Además, hicimos una cámara oscura gigante en la propia sala de exposiciones, en la ventana más alta del edificio de la farmacia. Tapamos totalmente las ventanas para quedar a oscuras y evitar los reflejos, y dejamos un pequeño agujero para que entrase la luz. Ahí es cuando se produce la magia y vimos la imagen de la plaza de la fuente en el interior de la sala, proyectada sobre una sábana blanca.

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar en el Pirineo?


Me fascinan los reflejos de los ibones. Hace un año hice la primera fotografía del ibón de Estanés, y no esperaba que se viera tan bien el reflejo, me sorprendió mucho. Aunque había un poco de movimiento en el agua, como son exposiciones de 15-30 segundos, el agua termina siendo casi un espejo. En la exposición hay cuatro o cinco fotos de ibones, de la Jacetania y el valle de Tena, y tengo ganas de visitar muchos más.

A veces dejáis una lata durante muchos días en un lugar para obtener una fotografía…


Eso es solarigrafía y para esas imágenes utilizamos latas de refrescos, porque son más estrechas y te permiten tener una mejor perspectiva de todo el horizonte. Las abrimos por arriba, metemos el papel y las volvemos a cerrar totalmente, a excepción del estenopo. Las podemos dejar en exposición días, o meses, porque lo que queremos captar es el movimiento aparente del sol. Es algo que nuestros ojos no pueden ver directamente. Si van pasando los días, como el sol se va moviendo, obtenemos tantos trazos de sol como días hayan pasado. Son imágenes realmente impresionantes que nos hacen reflexionar sobre nuestro concepto de tiempo y espacio.

Además de hacer fotos, ¿qué te gusta del Pirineo?


Me gusta hacer senderismo, me encanta disfrutar de tranquilos paseos y observar la naturaleza. Me encantan los bosques, son lugares mágicos, especialmente los hayedos como el de Somport.

Viaje al Pirineo News


Deje un Comentario

Current day month ye@r *