Daniel Mur Canal Roya

Montañero, bloguero y cartero

by / 0 Comment

Se enamoró del Pirineo hace más de treinta años y no ha dejado de disfrutarlo desde entonces, como aficionado al principio y más tarde como guía de montaña. A Daniel Mur Marín, de 52 años, le gusta esquiar, escalar, hacer barrancos, vías ferratas, rutas a pie o en bici. Y no solo le gusta disfrutar de la aventura y la naturaleza, también disfruta mucho contando sus experiencias en su blog Crónicas montañeras, donde, desde hace cinco años, cuenta sus experiencias en el Pirineo.

De lunes a viernes trabaja como cartero en Zaragoza; pero para encontrarle un sábado, domingo o festivo hay que buscarle en el Pirineo. Su rincón favorito: el glaciar de la Maladeta, al que ha subido en inumerables ocasiones: “Es un lugar especial. Allí he hecho las mejores esquiadas de mi vida, el glaciar es una inmensidad, una zona espectacular y no es peligroso”. Le apasiona el esquí de travesía, de hecho hace tiempo que no esquía en pistas: “El esquí es un medio para hacer montaña invernal. Y si pisamos pistas es porque hace mal día, no nos gusta, preferimos hacer nuestros propios recorridos”, asegura.

Daniel habla en plural de sus excursiones porque siempre sale en grupo –a veces muy numerosos-. “Empecé a salir al monte tarde, a los 20 o 21 años con la asociación juvenil Tebarray, después fui monitor y guía de montaña, he trabajado con empresas de aventura y en campamentos del Gobierno de Aragón.

Ahora Daniel sigue saliendo al monte con gente de la asociación, jóvenes y mayores, y con compañeros de Correos. En el grupo hay siempre más chicos que chicas: “Las chicas que van al monte van por amor. Todavía es difícil ver chicas solas”, dice entre risas.

Daniel Mur Marin, grupo

Daniel Mur en Cerler

Daniel Mur en Cerler. En la foto de arriba, a la derecha, rodeado de amigos.

“En el Pirineo hay montaña para todos, para todas las edades y todos los niveles”, apunta este apasionado del deporte al aire libre. A los novatos o con poca preparación física les aconseja ir a Oroel, Guara o los alrededores de San Juan de la Peña; y a quien tenga buena forma física, Collarada.

Dice que sigue en forma porque nunca ha dejado de salir al monte: “Si los chavales con los que voy se entrenaran un poco me fundirían, pero normalmente soy yo el que los deja fundidos. El secreto es no parar”, dice con orgullo. Y si no puede acercarse al Pirineo, hace rutas en bici por los alrededores de Zaragoza –de unos 60 km y 700 metros de desnivel, aunque las ha hecho hasta de 1.500-1.600 metros de desnivel-.

Daniel no se aleja de la montaña ni en vacaciones: pasa diez días en el apartamento que tiene en Benasque, otros diez en un campamento de montaña; y los diez restantes, con sus amigos, si es posible también en algún destino de montaña: “El año pasado fuimos a Sierra Nevada, otras veces hemos ido al Mont Blanc, al Aconcagua o al Atlas marroquí”. Por algo dice que de la montaña “no se jubila uno nunca”.

Viaje al Pirineo News


Deje un Comentario

Current day month ye@r *