Padre Damían, en el colegio de Escolapios

Padre Damián: «Soy millonario en amigos y me siento un jacetano más»

by / 2 Comments

Es un hombre entrañable, siempre con una sonrisa en la cara y siempre rodeado de amigos. Damián Bello, el ‘padre Damián’ para todos los que le conocen, es un hombre muy querido. Tanto, que ha sido nombrado Hijo Adoptivo de Jaca, gracias a una iniciativa popular. Tiene 79 años y ha pasado 50 de ellos en Jaca –es turolense de nacimiento-, siempre rodeado de chavales.

Empezó como profesor de párvulos en Escolapios y ya nunca se ha separado de ellos. Pero, además de dar clase a los más pequeños ha participado en todo tipo de actividades, desde el club de esquí al fútbol, el grupo Alto Aragón o la rondalla. El colectivo ‘Somos de Jaca’ ha recogido más de 1.300 firmas de apoyo a Damián, que le han valido su nombramiento como Hijo Adoptivo por su dedicación a la infancia y al deporte, y por su calidad humana.

Damián está fuerte como un roble –aunque este invierno sufrió una neumonía- y sigue imparable, esquiando siempre que puede y colaborando en actividades educativas, eclesiales o sociales. Él siempre tiende una mano a quien se la pide.

¿Le ha sorprendido esta iniciativa popular? ¿había imaginado alguna vez que le darían un título como este?


¿Imaginarlo? ni de lejos. Lo que más me emociona es que ha surgido de la gente de la calle, no del Ayuntamiento de ninguna institución. Ha sido el grupo de ‘Somos de Jaca’ y poco a poco ha ido llegando a la gente. Me están llegando mensajes de todo tipo, me están dejando un poco aturdido. No me lo esperaba, la verdad, esto es para agradecerlo infinitamente. Nunca agradeceré lo suficiente a la ciudad la acogida que he tenido. Llevo 50 años aquí, y para mi es un orgullo muy grande. La ciudad de Jaca me ha calado, la gente de aquí se ha ganado mi corazón y me siento un jacetano más.

Toda una vida dedicada a los chavales y al esquí ¿de qué se siente más orgulloso?


De tantas cosas… Me siento muy feliz de haber podido participar de un montón de actividades en la sociedad de Jaca. Al poco tiempo de llegar aquí de escolapio, como teníamos un rector al que le gustaba hacer muchas cosas y que participáramos en ellas, ya empecé con el esquí, y luego con muchas otras cosas, con la cofradía, el fútbol, el grupo Alto Aragón… Me sentía útil y valorado, conocía a las autoridades, contaban conmigo para participar en un montón de cosas… Al final, son cincuenta años con niños y treinta y tantos años con jóvenes, he disfrutado mucho con ellos. Hago balance de todos estos años y es muy positivo. Pero no miro con nostalgia al pasado, sólo al futuro con optimismo.

¿Sigue esquiando?


Sí, sigo esquiando siempre que puedo. Tenemos la misa temprano, a las ocho, y después cojo el coche y me subo a esquiar. Esto del esquí es un veneno que se lleva dentro, te da muchas satisfacciones. Estoy un ratito, hago unas cuantas bajadas y me bajo a comer. O, si el día está feo, paso un rato por allí charlando con la gente y me vuelvo a Jaca.

Son muchos los adultos que estudiaron o aprendieron a esquiar con el padre Damián y que guardan un inmejorable recuerdo, ¿cuál es el secreto?


No me siento digno de recibir este premio, pero sí me siento orgulloso de recibir esta atención, este cariño de la gente que da, que me paran por la calle. No se trata de que los curas enseñemos a rezar, eso es una parte simplemente. Se trata de que tu mensaje vaya calando en la gente, la cercanía, la sencillez, lo que nos pide el Papa actual, ese calor humano que tanto necesitamos. Siento no poder llegar más lejos, hacer más cosas.

Padre Damían, en una clase

¿Sigue viendo a muchos de esos niños a los que ha educado?


Sí, a muchos. A los que están aquí los sigo viendo, y me gusta preguntar siempre a las familias por los hijos que están fuera, ver los puestos que van escalando… Muchos me han traído después a sus hijos al colegio y otros vienen a verme cuando pasan por Jaca. Uno me dijo hace poco “Si yo he llegado tan lejos ha sido porque alguien puso la primera piedra”. Eso es lo bonito de enseñar a niños, es hacer el cimiento, poner esa primera piedra. Y atenderles con cariño, preocuparte por ellos uno a uno.

Siempre con paciencia y una sonrisa…


Mi carácter ha sido siempre dialogante, no me ha gustado nunca gritar. Cuando íbamos en el autobús a esquiar y veía un pequeño revuelo, me acercaba a ellos y les decía: “Si no os interesa esto, paramos el autobús y listo”. Y normalmente se solucionaba. Con los chicos las cosas se arreglan, y se ganan, a base de paciencia, de dulzura y de cariño. Yo solo trato de ser como debo ser.

Alguno de esos antiguos alumnos se han convertido de adultos en buenos amigos...


Síiii (sonríe), yo en eso soy millonario. Lo puedo decir bien alto: soy millonario en amigos, y de corazón. Yo no sé por qué Dios me bendice con tantas amistades. Sé que un amigo es un tesoro y eso no se paga con dinero.
El padre Damian, en Escolapios, con Oroel al fondo

El padre Damián, en el colegio de Escolapios, con la peña Oroel al fondo.

¿Qué recuerdos tiene del viejo colegio de Escolapios de la calle Mayor?


Se grabaron muy firmemente en mi todos esos recuerdos. Los primeros años fueron duros, había hambre, necesidad, frío… el colegio estaba muy inhóspito. Pero se abrieron ventanas, se creó la cofradía, el club de esquí y allí comenzó una etapa muy bonita, con el grupo Alto Aragón, la rondalla, el fútbol… Y tengo un recuerdo muy bonito del himno del festival, creo que era el año 70. Estábamos dando unos trofeos de esquí en el Casino Unión Jaquesa, y el alcalde, Armando Abadía, se acercó al grupo en el que estaba yo con el rector, el maestro Asiaín, Gavasa, Noguero y alguno más y nos dijo: “Tenemos aquí el himno de los festivales, pero nos falta la letra”. Esperamos a que terminara el baile, a las tres de la mañana, y a las seis y media de la mañana habíamos completado la letra. Fíjate si me ha tocado implicarme en cosas de Jaca, y yo que pensaba: Si tú no eres nadie, dónde te estás metiendo… Todas estas cosas me llenan de una inmensa alegría, de haber formado parte de la historia reciente de Jaca.

¿Cuánto ha cambiado Jaca en esos cincuenta años?


Yo la he visto crecer, fuera de la calle Mayor había muchas calles sin asfaltar, recuerdo la avenida Juan XXIII llena de charcos, a la estación se iba con la famosa ‘petaca’. Poco a poco he visto cómo iban surgiendo cosas como la pista de hielo, de nuestros viejos barracones hemos pasado a un colegio moderno con muy buenas instalaciones… Tengo muchos recuerdos de la Jaca de entonces, de tanta gente que ya no está… y sigo hablando con unos y con otros, cogiendo capazos por la calle Mayor. Soy un capacero de miedo.

Esos viejos barracones han vivido también muchas historias…


Uy, ya lo creo. Eran de Eléctricas y se los compramos. Por allí pasó mucha gente de Televisión Española, cuando venían a retransmitir los Campeonatos del Mundo de Patinaje, comían y cenaban allí todos. Conocí al director general de TVE, a grandes ciclistas de los años 60, como Barrutia o Manzaneque, a grupos de todos los lugares del mundo que venían a los festivales…

Ahora ya jubilado, ¿a qué se dedica?


He sido muy feliz con los niños, sigo siéndolo. Con los de 4 y 5 años tengo oración, sigo haciendo misas los domingos en el colegio y colaboro con las parroquias cuando me llaman. Sigo colaborando en lo que puedo en el colegio, me ocupo de las plantas… sigo activo. Ahora estoy recopilando fotos antiguas, he encontrado 15 o 20 álbumes con los que tal vez organicemos alguna exposición.
Viaje al Pirineo News


2 Respuestas
  1. Iker Catalan

    De Jaca , de mis años interno en Escolapios , guardo grande recuerdos.
    En concreto , del Padre Damián uno que me acompañado toda la vida y que si Dios quiere me seguirá acompañando .
    El Padre Damián , enseño a tocar la guitarra en el grupo de pulso y púa de Escolapios
    Hoy toco la guitarra mis hijos , y les encanta , gracias a Dios , aún no son grandes críticos. ;-)
    Un abrazo Padre Damián y buen viaje

    ene.25.2017 at 15:40
  2. Joe coe

    Que buenos recuerdos del querido padre Damián. Muchas felicidades por este merecido reconocimiento, a una vida entera dedicada a enseñar con tanto cariño. Gracias por enseñarnos el camino

    abr.30.2015 at 0:07
Deje un Comentario

Current day month ye@r *